Skip to main content
Recomendaciones para controlar el asma

9 recomendaciones para gestionar y controlar el asma

Recomendaciones para controlar el asma
Fuente: Unsplash

En el Día Mundial del Asma os compartimos: 9 recomendaciones para gestionar y controlar el asma. Seguid leyendo para conocer más.

Ya os hemos hablando antes de los beneficios de respirar la brisa marina pero, hoy, esto cobra mayor importancia. Como cada primer martes del mes de mayo, hoy se celebra el Día Mundial del Asma. El objetivo de esta celebración, que se realizó por primera vez en 1998, es crear conciencia sobre el asma y mejorar su cuidado en todo el mundo.

Este evento, promovido por la Global Initiative for Asthma (GINA), es una iniciativa para concienciar sobre la gravedad de esta enfermedad. Aunque todavía no existe una cura total para este mal, sí hay métodos muy interesantes para su control. Hoy en día es posible gestionarla adecuadamente, llevando una vida saludable.

Ahora bien, este año, esta información cobra especial importancia en el contexto en el que nos encontramos. Si bien las personas asmáticas no tienen mayores probabilidades de infectarse con el Covid19 (ni con cualquier otro virus), sí es cierto que forman parte de la población de riesgo en cuanto al padecimiento. Tal y como publican en Infosalus:

¨Desde la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) mantienen que ser asmático hace que las vías respiratorias sean más susceptibles a las infecciones respiratorias, especialmente a las víricas.¨

Como esta situación pasará y volveremos a vernos muy pronto (esperamos de verdad que así sea), os compartimos algunos consejos para controlar el asma de la mejor forma posible. 

Ahora bien,

¿Qué es el asma?

Recomendaciones para controlar el asma
Fuente: Vector Stock

Inhalar, exhalar. Hacemos ambas cosas involuntariamente, todo el día, todos los días de nuestras vidas. El asma es una afección pulmonar crónica. Y, para las personas que la padecen, el acto de respirar puede ser frustrante y a veces aterrador, especialmente para los niños.

En condiciones normales, cuando respiramos aire por la boca o la nariz, éste viaja a los pulmones a través de los bronquios. A partir de aquí podemos intentar visualizarlo como ramas de árboles. Pensemos que al final de cada rama hay pequeños sacos que empujan el oxígeno hacia el sistema sanguíneo. Cuando el asma estalla, los tubos de respiración ya estrechos se hinchan y se contraen, causando sibilancias, tos y una sensación de opresión en el pecho.

¿Es posible controlar el asma?

El asma no puede ser curada definitivamente pero sí es posible controlarla. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad, hay unos 235 millones de personas en el mundo con asma. Conocer sus desencadenantes y tomar los medicamentos según lo prescrito son solo algunas de las formas de controlar la enfermedad. Pero la dieta y el ejercicio también deberían ser parte del plan de acción para el asma. Algunos cambios en el estilo de vida pueden mejorar la respiración. Vamos a repasarlos: 

1. Usar un medidor de flujo

Algunos médicos y farmacéuticos recomiendan que las personas con asma usen un medidor de flujo máximo. Este dispositivo portátil de mano mide la cantidad de aire que expulsan los pulmones. Esencialmente, proporciona información sobre qué tan bien están funcionando los tratamientos aplicados y si el plan de acción necesita un ajuste. Se puede consultar con el médico para determinar si usar o no uno de estos medidores y cómo hacerlo.

Recomendaciones para controlar el asma
Fuente: Unsplash

2. Conocer sus desencadenantes

Los ataques de asma pueden ser provocados por: alérgenos como el polvo, polen, animales, moho, humo de cigarrillo, perfumes o las infecciones, incluido el resfriado o la gripe. Los riesgos laborales como el polvo, humos, gases u otros productos químicos peligrosos también pueden causar asma. Mientras tanto, algunos pacientes solo desarrollan síntomas de asma cuando hacen ejercicio. El médico puede recetar un inhalador de rescate para cuando los desencadenantes repentinos provoquen dificultad para respirar o sibilancias. En todo caso, es clave para controlar el asma: primero, conocer los desencadenantes particulares; y, luego, evitarlos.

3. Considerar la cafeína

El café y el té negro –comúnmente– contienen químicos activos que ayudan en la broncodilatación. También reducen la fatiga muscular respiratoria, abriendo así las vías respiratorias. Por otro lado, la investigación publicada en la Base de datos Cochrane de revisiones sistémicas en 2010 encontró que la cafeína mejoró la función de las vías respiratorias durante hasta cuatro horas en personas con asma. Tampoco se trata de atiborrase de cafeína que, como ya sabemos, también podría tener otros efectos. Así que, lo primero es consultar al médico y, luego, si es recomendado, quizás se pueda incorporar en una medida saludable.

4. Frutas y verduras

 

Café Saigón
Fuente: Ceviche de sandía

La investigación publicada en 2012 en el American Journal of Clinical Nutrition sugiere que las dietas ricas en antioxidantes, que enfatizan, por ejemplo: las espinacas, el brócoli, las fresas y los tomates, pueden estar relacionadas con síntomas mejorados de asma. Los pacientes con asma fueron asignados a uno de tres tratamientos: una dieta alta en antioxidantes más un medicamento placebo inactivo, una dieta baja en antioxidantes más un extracto de tomate o una dieta baja en antioxidantes más un placebo. El estudio mostró que los patrones de alimentación modificados tuvieron un impacto en los síntomas del asma. La dieta alta en antioxidantes incluía cinco porciones de vegetales y dos porciones de fruta por día.

5. Dieta antiinflamatoria

El Dr. Neil Kao, del Centro de Enfermedades Alérgicas y Asma en Greenville, Carolina del Sur, recomienda la dieta antiinflamatoria para las personas con asma. Inspirada en la dieta mediterránea, pretende reducir la inflamación que a menudo ocurre en el asma y otras afecciones graves, como enfermedades cardíacas, cáncer y Alzheimer. «El objetivo sería que las personas sean conscientes de sus elecciones de alimentos, el tamaño de las porciones, tal vez perder peso y evitar los alimentos grasos o fritos», dice. Esta es una buena noticia porque, nosotros, en dieta mediterránea, tenemos experiencia.

Recomendaciones para controlar el asma
Fuente: Unsplash

6. Actividad física

La actividad física es importante para todos los ámbitos de la vida, incluso cuando se tiene asma inducida por el ejercicio. En un estudio publicado en la edición de junio de 2015 de la revista Thorax, los investigadores encontraron que los pacientes con asma moderada y severa experimentaron reacciones menos severas al ejercicio después de 12 semanas de educación y entrenamiento aeróbico. Un plus adicional: también ayudará a eliminar el exceso de peso que puede estar empeorando el asma. En Novo Resort, como sabéis, somos amantes de la vida saludable y os ofrecemos un entorno perfecto y múltiples actividades para que os mantengáis activos durante vuestra estancia.

7. Calma

Respirar lo más profundamente que se pueda. Investigaciones han demostrado que el estrés está fuertemente asociado con el asma, la hospitalización y el uso de medicamentos. La American Lung Association sugiere calmarse mediante ejercicios de respiración profunda o relajación muscular progresiva. Esto implica tensar músculos particulares y liberar la tensión, prestando atención a cómo se siente una vez que los músculos están relajados. Las meditaciones guiadas, que usan palabras o música para conjurar imágenes de un ambiente relajante, son otra herramienta que puede usar para aliviar el estrés físico y emocional. Y esto siempre es favorecedor para controlar el asma. Tenemos que insistir en que el mar es un lugar ideal para encontrar bienestar emocional y respirar aire puro.

Recomendaciones para controlar el asma
Fuente: Unsplash

8. Evitar el humo

La recomendación de dejar de fumar es generalizada pero está especialmente indicada para las personas con asma. Alejarse del humo puede reducir significativamente la gravedad y la frecuencia de los síntomas del asma. Fumar también puede reducir la efectividad de los tratamientos. Asimismo, es importante evitar exponerse al humo generado por otros fumadores.

9. Evita los virus

Una de las recomendaciones para controlar el asma publicadas por la Asociación del Pulmón de Canadá (The Lung Association) es contundente al respecto. Los virus como el resfriado y la gripe pueden infectar las vías respiratorias y los pulmones de las personas. Las infecciones virales son una causa común de síntomas de asma. Evitar contraer virus es clave. ¿Cómo se puede hacer esto?… Seguro a día de hoy ya estáis familiarizados con algunas de estas medidas:

  • Lavarse las manos adecuadamente y con frecuencia.
  • Algunos médicos recomiendan vacunarse contra la gripe.
  • Consultar con el médico si sería bueno recibir también la vacuna contra la neumonía.
  • Dormir lo suficiente.
  • Seguir una alimentación rica en frutas y verduras.
  • Desinfectar los objetos de uso cotidiano y mantener la higiene alimentaria.

*En este artículo os contamos hábitos saludables para prevenir virus que pueden funcionar.*

Recomendaciones para controlar el asma
Fuente: Unsplash

En caso de contraer alguna infección viral es importante para las personas con asma prestar atención a los síntomas. Si empeoran, hay que contactar con el médico. En esta época, en plena crisis a causa del coronavirus 2019, habría que seguir los protocolos de atención establecidos en cada país.

Esperamos que todo mejore y que muy pronto podáis visitarnos de nuevo. Nos complace ser un oasis de bienestar en el que podéis disfrutar de un ambiente saludable, actividades deportivas, aire puro, las maravillosas playas de Cádiz y una rica oferta gastronómica para comer bien.

Mientras tanto,

Visitad nuestra web / Mirad nuestros apartamentos / Conoced nuestros alrededores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *